¿Cómo definir el mejor alojamiento de sitios web?

Esta pregunta es perfectamente normal, no se preocupe. Si estás buscando un host o una modalidad de hosting para tus proyectos, pero no tienes suficiente información para la toma de decisiones, este contenido fue creado especialmente para ti.

Algunos puntos son más relevantes que otros cuando se trata de paquetes de hosting y centros de datos, y esta variación estará determinada por el tipo de proyecto frente a las características de cada host.

Pero, por regla general, estos son los puntos principales a evaluar:

  • Visitas / Accesos totales
  • Visitas / Accesos concurrentes
  • Tráfico de datos
  • Espacio del disco
  • Copias de seguridad
  • Dominios y subdominios
  • Certificado de seguridad (SSL)
  • Ubicación del servidor
  • Soporte
  • Colección
  • SLA y tiempo de actividad

Para una mejor comprensión del contenido, abordaremos cada punto de forma individual. 😉

Visitas / Accesos totales

El total de visitas o accesos es la suma de todos los accesos durante el período estipulado (normalmente estos datos se tratan mensualmente), independientemente del dispositivo, ya sea de escritorio (PC y portátiles), móvil (smartphones) o tableta.

Algunos centros de datos / servidores limitan la cantidad de accesos totales, a 1000 accesos, por ejemplo. Si el sitio web o tienda online alcanza el límite establecido por el servidor, la plataforma se vuelve inaccesible. Esto puede ocurrir a través de una pantalla de error, como la página no encontrada (Error 404), el tiempo de espera o el tiempo de espera de la conexión (Error 500) o el servicio no disponible temporalmente (Error 503). También puede suceder el simple hecho de que la página se esté cargando, cargando y no se abra, sin ni siquiera presentar ninguna pantalla de error al usuario.

Sin profundizar demasiado, imagínese como propietario de un ecommerce, cuyo número total de accesos ha alcanzado el límite impuesto por el servidor el día 18, con 12 días más para finalizar el ciclo de hosting mensual. Más que perder páginas vistas, perderá ventas y sus ingresos se verán perjudicados.

Otro detalle importante en este punto, es que suele causar confusión, es la diferencia entre visita y visitante, así como las particularidades que se derivan de esta situación. Una visita consiste en el acceso a una plataforma específica y, a partir de ese momento, ese usuario se convierte en visitante. Un visitante puede realizar tantas visitas como considere necesarias, cada una de las cuales repercutirá en la cantidad de visitas o accesos totales que alcanzó la plataforma durante el período seleccionado (día, semana, mes, entre otros).

Entre las particularidades derivadas de lo anterior, abordaremos únicamente la de visitantes únicos o accesos únicos. El visitante único es el usuario que, independientemente del número de accesos o dispositivos utilizados, se contabiliza una sola vez. Las herramientas de análisis y gestión de acceso, como Google Analytics, informan de estos datos diferenciando los accesos totales de los accesos únicos.

Visitas / Accesos concurrentes

Las visitas o accesos concurrentes son usuarios que acceden a la plataforma al mismo tiempo, en el mismo segundo, independientemente del dispositivo. Algunos servidores cuentan el número de peticiones simultáneas (peticiones) en lugar de los accesos, que en este caso, es más ventajoso para el cliente del servidor, ya que a través de una programación optimizada, un sitio web o tienda virtual puede tener la cantidad de peticiones disminuidas, maximizando así accesos simultáneos y también accesos totales como resultado.

Es habitual que el mercado del hosting limite las solicitudes y el acceso simultáneo. Los efectos negativos, si se exceden los límites, son: el sitio será lento, para la apertura y la carga, durante el período en que se produce la demanda máxima.

Este requisito también puede perjudicar a quienes poseen o pretenden tener una tienda virtual. A pesar de la sanción menor, es un período cuya inactividad puede provocar una caída de los ingresos.

Tráfico de datos

El tráfico de datos es la cantidad de información que pasa entre el servidor que aloja el sitio web o la tienda en línea y el dispositivo del usuario. En esta ecuación se incluyen tanto la información enviada como la recibida. Es, literalmente, una vía de doble sentido para el intercambio de datos.

Básicamente todos y cada uno de los accesos generan tráfico de datos, lo que cambia es el volumen de información intercambiada, que a su vez varía según la cantidad de páginas y contenidos a los que accede el usuario. Cuanto más contenido se accede, mayor es el tráfico de datos. El tipo de contenido también influye en esta matemática, con contenido en formato de video, que más consume el límite de tráfico de datos.

El tráfico de datos también puede decidir el número de accesos totales o simultáneos. Cada centro de datos estipula un límite de tráfico, y sus clientes deben seguir esta restricción para que su sitio web o tienda en línea no caiga o bloquee el acceso. En este caso, se realiza una media entre el resultado de dividir el total de accesos por la cantidad de datos alojados. Básicamente, si la casa de un sitio web tiene 10 MB y normalmente ese sitio web tiene 500 visitas mensuales, al final del mes habrá generado un tráfico de 4,8 GB. Es una cuenta ilustrativa que no representa lo real, como los datos recibidos o recolectados de los usuarios, la cantidad de datos enviados y recibidos por cuentas de correo electrónico, y también el tráfico vía FTP, que también impactan la cantidad de tráfico Dice.

Un consejo para este problema específico es intentar utilizar plataformas de alojamiento y transmisión de video, como Youtube y Vimeo. En tales casos, independientemente del número de visitas o visualizaciones del video, no se utilizará el tráfico de su paquete de alojamiento, ya que el video está alojado en estas plataformas y su sitio web es solo un lugar para redirigir o mostrar el contenido.

Espacio del disco

El espacio en disco es la cantidad de MB o GB que se ha asignado en el servidor para alojar la información en su sitio web o tienda en línea. Todos los formatos de contenido, programación y base de datos cuentan aquí. Para algunos centros de datos, este espacio también se contabiliza para crear cuentas y almacenar correos electrónicos.

La variación de los tamaños del espacio en disco se produce a través de los paquetes de servicios o productos. La oferta actual de paquetes en el mercado de hosting es bastante diversa, con variaciones que van desde 10GB a 100GB para paquetes básicos y de 25GB a 200GB para planes más avanzados.

El tamaño del disco debe definirse según las necesidades de su plataforma. Un sitio web institucional no necesita un espacio muy grande, a diferencia de una tienda online, ya que cada producto puede tener varias fotos y videos. El consejo es verificar el tamaño de su plataforma y agregarlo al tamaño de la base de datos, y luego verificar qué plan satisfará sus necesidades.

Apoyo

Todo el mundo ya sabe qué es la copia de seguridad, así como la importancia de hacerlo con regularidad. A pesar de esto y lamentablemente, no todos los centros de datos respaldan la estructura de sus clientes, ni siquiera brindan esta herramienta, ya sea como una función asignada al paquete de hosting o como un servicio extra vendido por separado.

Cabe mencionar que ningún centro de datos está obligado a respaldar las plataformas de sus clientes, ni siquiera a brindar este servicio. Esto se debe a que la responsabilidad de la información alojada en las plataformas alquiladas es responsabilidad de los clientes. Sin embargo, es una herramienta que brinda más seguridad y agilidad, pues en caso de problemas, los clientes encuentran en los respaldos una solución rápida y eficiente.

Teniendo esta herramienta disponible, lo principal es organizar una rutina de respaldo. Una rutina eficiente es estructurar bacukps diarios durante 7 días seguidos, suscribiéndose al siguiente respaldo sobre el más antiguo. De esta forma siempre tendrás una copia de seguridad lista para usar, casi de inmediato de todos los últimos 7 días hábiles o de información, cambios o adiciones a la plataforma. Esto minimiza drásticamente la pérdida de puestos de trabajo y, en consecuencia, el reprocesamiento, un factor extremadamente costoso para cualquier proveedor de servicios.

Dominios y subdominios

Dominio es el nombre que se le da a su empresa o proyecto en Internet. Es todo lo que aparece después de la “www” en el caso de las direcciones web, y después de la “@” en el caso de los correos electrónicos. Los nombres de dominio permiten una multitud de combinaciones debido a las extensiones. Algunas extensiones indican el país de origen del dominio, como «.br» para indicar que es un dominio brasileño, y «.uk» para el Reino Unido, por ejemplo. Otros señalan posibles segmentos de actividad, como «arq.br», para arquitectos brasileños. Pero también existen las llamadas extensiones especiales, que permiten una representación aún más expresiva del segmento, como “www.xyz.store”, por ejemplo.

Los montos para registrar o renovar un dominio internacional o especial cambian dependiendo de la extensión, pudiendo variar de R $ 14,99 a R $ 2.000,00 o más (valores en dólares, según cotización del día de publicación de este contenido ). Para los dominios nacionales, el precio es único y no varía según la extensión. Todos y cada uno de los dominios funcionan en un sistema de ciclo anual, es decir, es necesario realizar solo un pago por año para mantener el dominio bajo su propiedad con derecho exclusivo de uso. Hablando de pagos, es fundamental enfatizar lo delicado que es este tema. Motivo: una de las estafas más utilizadas en Internet es el envío de comprobantes falsos de pago de registro o renovación de dominio. En caso de duda, abone únicamente los comprobantes enviados o puestos a disposición a través del sitio web que realizó el registro, oa través de su centro de datos (si realizan este servicio) oa través de la DEV o empresa desarrolladora que le atienda.

El subdominio es todo lo que precede al nombre de dominio. El subdominio más utilizado en Internet es “www.”, Pero aquí también es posible tener infinitas posibilidades. Esto se debe a que esta variedad ha abierto espacio para trabajar con diferentes objetivos, es decir, con un subdominio asertivo, se puede generar tráfico orgánico o incluso el uso de numerosas herramientas o sistemas, de manera individual, sin comprometer ninguna estructura de codificación o base de datos. Ejemplos de subdominios: “blog.meusitenovo.com.br” para blog, o “nfe.minhalojavirtual.com.br” para sistema de emisión de facturas.

La elección de un centro de datos que proporcione búsqueda y registro de dominios permite una gestión más sencilla, ya que centraliza los servicios (alojamiento y registro de dominio) en un entorno o proveedor. Esa es la principal ventaja en este sentido. Otra situación importante para la toma de decisiones con respecto al centro de datos a contratar, es la cantidad de dominios y subdominios que permite el paquete, pues si planeas usar más de un dominio o subdominio, esto puede convertirse en un problema si no observas este Detalle antes de contratar.

Certificado de seguridad (SSL)

El certificado de seguridad o SSL, de las siglas en inglés de Secure Socket Layer, es una herramienta creada para autenticar la identidad de la plataforma (blog, sitio web, tienda online o sistema) y habilitar más seguridad en el tráfico de datos entre esta y el usuario. . Su función es básicamente cifrar la información de un extremo a otro, evitando que los delincuentes la utilicen si logran interceptarla y visualizarla.

Identificar el uso de SSL es muy sencillo. En cualquier navegador, luego de acceder a la plataforma deseada, verifique el lado izquierdo de la barra de direcciones para ver si apareció el candado y si hay “https: //” antes del dominio. Un hecho importante es que la mayoría de los navegadores bloquean el acceso a la plataforma que no tiene SSL instalado. Actualmente, da igual si tu plataforma genera un gran volumen de datos o no, mantener su seguridad es fundamental.

Existen algunos tipos de certificados de seguridad, y varían según las validaciones realizadas, y son: dominio (valida el dominio), organización (valida la empresa), extendido (valida el dominio, plataforma y organización), multi-dominios ( válido hasta 100 dominios y subdominios diferentes) y comodín (subdominios válidos del mismo dominio).

Otras diferencias entre ellos son la cantidad de dominios y subdominios validados, el tiempo de emisión, el nivel de encriptación (algunos usan encriptación de 256 bits, otros usan 2048 bits), compatibilidad con navegadores web y móviles y, por último, la garantía. ¡Si! Existen certificados de seguridad que garantizan un seguro de hasta U $ 1.750.000 en caso de incumplimiento de cifrado, interceptación o captura de datos.

Priorizar planes que incluyan el certificado de seguridad en el paquete de servicios ofrecidos. Si su proyecto o plataforma tiene mayores necesidades en materia de seguridad, preferiblemente por centro de datos que también ofrezca la compra de certificados, ya que la instalación y configuración de SSL no es tan sencilla y, como su plataforma ya está en la misma estructura, este proveedor podrá realizar este servicio de manera más fácil y asertiva. Google ha dado preferencia a las plataformas que cuentan con SSL en la entrega de búsquedas, es decir, esto también puede impactar en el SEO orgánico de tu empresa o proyecto.

Ubicación del servidor

La ubicación del servidor es importante para dos situaciones: soporte y latencia / ping. Cuanto más cerca esté el servidor del visitante, más ágil será para abrir y navegar, lo que hará posible que el ping permanezca bajo la mayor parte del tiempo. Los servidores instalados y en funcionamiento en Brasil tienen un ping promedio más bajo. En el caso de servidores anclados en EE. UU., Por ejemplo, el ping promedio es de 150 ms (150 milisegundos).

Preste atención a la dirección física de la empresa y la ubicación del servidor antes de cerrar el contrato. Esta información debe ser clara y accesible. Recuerde que la tarifa de apertura de un sitio web o tienda online es sumamente decisiva para la estancia del visitante. Cuanto mayor (más tiempo) sea la tasa de apertura, mayor será la tasa de rebote.

En cuanto al soporte, prioriza los centros de datos que ofrezcan soporte en tu idioma, y ​​preferiblemente con varias opciones de canales de servicio, como chat, WhatsApp, teléfono, correo electrónico, sitio web o base de conocimientos. En tiempos de crisis, el soporte será tu salvavidas, por lo que contar con un acceso rápido y sencillo será decisivo.

Soporte

El soporte es el canal de atención al cliente en caso de dudas o crisis. Debe ser de fácil acceso, independientemente de la relevancia de la plataforma alojada, el número de accesos, el tamaño de la base de datos o el lenguaje utilizado en el desarrollo. Este será el departamento que te ayudará a optimizar recursos, solucionar problemas o aclarar dudas.

Este es el factor principal o uno de los más importantes para decidir qué centro de datos contratar. La transparencia y el compromiso son las consignas. Toda la asistencia debe ser clara y directa, abordando realmente el problema real, sin respuestas inexactas o fantasiosas.

También se debe analizar la estructura de soporte, para comprobar si los canales de atención son suficientes y efectivos, anticipando situaciones en las que sea necesario contactar con este departamento. Permitir solicitudes o apertura de tickets a través de diferentes canales, como los mencionados en el ítem anterior (Ubicación del Servidor) es fundamental. Además de proporcionar soporte adicional y materiales de capacitación, como preguntas frecuentes, tutoriales o base de conocimientos.

Otro elemento a analizar es el equipo de soporte. Averigüe si el centro de datos tiene agentes con las capacidades que su empresa o proyecto necesita. Siendo más específico, trate de averiguar si el centro de datos tiene desarrolladores / programadores entre los miembros de su equipo, ya que la gran mayoría de los problemas técnicos se resuelven más fácilmente con un soporte más calificado.

Colección

Cobrar es algo que generalmente no demanda mucha atención a la hora de contratar un plan de hosting, pero esta actitud debe evitarse. La cobranza es un tema delicado e importante por algunos aspectos que pueden, en situaciones específicas, traer pérdidas a la operación o proyecto.

En el caso de los centros de datos con sede en Brasil, que cobran en reales y también emiten facturas por la prestación de servicios, estos crean el mejor escenario para el tema fiscal / contable. El problema es cuando tú, como PJ (persona jurídica), contratas un centro de datos con sede en el extranjero, que solo permite facturar en dólares (o cualquier otra moneda extranjera) y no emite facturas por servicios. La toma de servicios en el exterior genera el pago de impuestos, los cuales son: IRRF, PIS, COFINS e ISS. De acuerdo con la ley brasileña, el pago de estos impuestos es responsabilidad del prestador del servicio, sin embargo, como el prestador tiene su sede en el exterior, queda exento de nuestra legislación, y el cobro de los impuestos se hará al prestatario del servicio, o sea , tu compañía. Lo mismo ocurre con las situaciones en las que el centro de datos ubicado en el extranjero permite la facturación en reales.

Esta trampa fiscal puede dañar un proyecto hasta el punto de hacerlo inviable, además de inducir a la empresa a una pérdida considerable. Esto se debe a que el alojamiento es generalmente un servicio de pago mensual. ¡Imagina ese impacto negativo multiplicado por 12! Porque es este escenario exacto el que se debe enfrentar, ya que impactará el balance anual de la empresa.

Incuestionable la importancia de cobrar por la decisión sobre qué plan o centro de datos se contratará. Más que calcular los costos básicos de la operación y asegurar que genere ganancias para la empresa, se debe evitar que esta contratación genere pérdidas con cargos extra. Por supuesto, en situaciones en las que los costos se traspasan a los clientes, esto ya no es un problema fiscal, sino que se convierte en un problema comercial, ya que los valores de sus servicios pueden elevarse hasta el punto de perder su capacidad competitiva.

Tiempo de actividad y SLA

El tiempo de actividad es básicamente el tiempo de permanencia en línea garantizado por el centro de datos, es decir, es la cantidad de tiempo, por período específico (día, mes, semana o año), que el centro de datos asume al contratista que sus servicios permanecerán disponibles. . Este número se presenta como un porcentaje y, actualmente, la mayoría de los centros de datos afirman tener un tiempo de actividad mínimo del 98%.

El SLA que vamos a abordar en este contenido está relacionado con el tiempo de realización de las llamadas en el departamento de soporte. Este conteo se realiza desde la recepción o apertura del ticket / ticket, hasta la conclusión del servicio en cuestión. Como regla general, el mercado de hosting instaló un SLA de 1 hora para iniciar el servicio y de 3 a 48 horas para la conclusión. Esta variación en el tiempo se debe a los diferentes niveles de complejidad para realizar las tareas. El tiempo de SLA final es diferente entre los centros de datos, y cuanto más tiempo, más tardará el soporte para resolver el problema.

Estos son dos puntos importantes que pueden afectar su negocio. Un centro de datos con poco tiempo de actividad puede provocar una caída en las ventas en su tienda en línea, por ejemplo. En el caso de SLA, tener un índice alto se traduce en un soporte largo e ineficiente. Es importante destacar que el tiempo de mantenimiento, que es necesario para cualquier servidor, se cuenta dentro del uptime, así como posibles problemas internos y externos que pueden hacer que el servicio de hosting sea inestable o inaccesible.

Solo la experiencia de uso diario, que garantizará que el centro de datos que está dispuesto a contratar tenga un buen tiempo de actividad y números de SLA. Si esta información no es explícita, de fácil acceso, una alternativa es buscar valoraciones y testimonios en canales de redes sociales, perfil de empresa en Google o incluso en sitios de denuncias, como Reclame Aqui, por ejemplo. En ellos podrás ver las experiencias de cada usuario que tuvo un problema, si fue atendido y cómo se resolvió el problema.

¡Eso es, amigos!
Estos son puntos importantes que hay que evaluar y, eso sí, influyen en la decisión de qué centro de datos se contratará, en función de la premisa de cuál se adapta mejor a tu necesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *